Editorial Hijos de Muley Rubio

“Archipiélagos” de la pintura, escultura y fotografía: los últimos artistas tras la “edad heroica”

Imagen 1“He tenido la fortuna de admirar a varios artistas vivos en su período de madurez, el más fructífero pero también el más complicado para un creador que intuye haber llegado al cénit de su carrera y ya sólo le queda descender por un tobogán de hospitalidades. Así considero a Elvireta Escobio, pintora, viuda y heredera de Manolo Millares, que comenzó con su marido en el Grupo El Paso y dejó los pinceles para perpetuar el espíritu de las precarias arpilleras con las que él se envolvía como sustitutas del lienzo. Parecidos riesgos asumió en su isla César Manrique, al que debí caer simpático porque a pesar de mi primera ignorancia, que diría Cervantes, se aprestó a hacerme de guía en una célebre feria de arte contemporáneo de Madrid para abrirme los ojos y enseñarme a mirar. Tengo para mí que si no hubiesen fallecido prematuramente, Millares y Manrique serían hoy –si es que no lo son ya– dos de las grandes figuras del arte europeo y su proyección sería aún mayor de la que ahora poseen en el resto del mundo”, señala Federico Utrera en este volumen que ha titulado genéricamente “Archipiélagos” y que versa sobre pintura, escultura y fotografía.

Y concluye: “Guardo también en mi memoria mi fugaz encuentro con Eduardo Chillida y Pilar Belzunce en su casa de Intz Enea, durante los desgraciados prolegómenos de la enfermedad que dos años después acabaría con su vida. El destino había querido que el genial escultor firmase su último escrito en uno de mis libros y mi admiración por su obra quedó ya patente e incombustible al tiempo. En el plano arquitectónico, nada hubiera sido posible sin la alianza con “Jafo”, el ingeniero con el que se unió para llevar adelante sus desafíos. Su hijo David Fernández Ordóñez, que siguió su misma profesión, me regaló el libro de su padre sobre Eugène Freyssinet, “el último de los grandes ingenieros de la edad heroica”. Pocos saben que el fundador de esta estirpe de ingenieros, Francisco Fernández Conde, fue además de amigo, muy respetado por el propio Freyssinet, aquel que ejerció una ingeniería que no renunció nunca a soñar hacia adelante. De aquellos polvos vendría después la pretensada simbiosis entre Eduardo Chillida y José Antonio Fernández Ordóñez, cuyo esfuerzo conjunto verá algún día la luz en Tindaya (Fuerteventura)”. Por último, el autor guarda un recuerdo muy especial hacia el pintor Cristino de Vera y el fotógrafo Carlos Pérez Siquier, con quienes compartió tantos momentos que han quedado reflejados en estas páginas.

Índice:

Archipiélagos

– Pinceles que escriben

– Millares de excusas

– Millares de Tàpies

– Dalí, Gaudí… Manrique

– De la mano de César Manrique

– Místicos y voluptuosos

– ¿Qué pinta un canario en Silos?

– Constelaciones

– Una cena con Aurora Ciriza

– Un lienzo por pantalla (cine y pintura en Canarias)

– Apolo entre los pinos

Chillidairi

– Chillida-Tindaya, una noche de amor desesperada

– Chillida Leku ¿Arte o Naturaleza?

– La casa que habla

– “Jafo”: una mirada ética

– Ojalá que llueva café en Tindaya

– Epitafio por un escultor genial

– Luz cálida en Madrid y Tindaya

Arte Privado

– Arte contemporáneo privado

– Galeristas y artistas independientes

– Arte en otoño

– Rumbos de la escultura

– Arte como inversión

– El bello arco del triunfo (Arco 2004)

Imágenes y Collage

– Óculos

– Imágenes de Catalá-Roca

– La mano que aprieta el mapa

– La imagen del magrebí

– La democracia en viñetas

Comprar en HMR el libro digital: “Archipiélagos: pintura, escultura y fotografía”

Comprar el tomo digital completo en Amazon

Comprar el tomo completo en Bubok (digital o papel)

Comprar el libro en papel en Amazon (edición original) 

El escultor Eduardo Chillida prologa “Memorias para la paz”, los proféticos recuerdos de Juan María Bandrés

iconosEl escultor Eduardo Chillida (1924-2002) escribió un texto antes de morir. Fue el prólogo a un libro de la editorial Hijos de Muley-Rubio (HMR). Wolfgang Ferdinand Krause, artista alemán que abandonó su país y que vive ahora Rodalquilar (Almería), realizó los dibujos que recrean los diferentes capítulos de este libro, originales y exclusivos para esta edición. Y con ellos ilustra las conversaciones entre el político vasco Juan María Bandrés (1932-2011) y el periodista Raimundo Castro, que se reunieron durante bastantes semanas entre Donostia y Madrid durante el año 1984 para dejar testimonio futuro de todos los episodios en los que el político intervino directamente desde los años 60 hasta los 80. Libro heterodoxo y semiclandestino en el País Vasco a causa de la actitud del Gobierno nacionalista, que pone toda clase de trabas para su difusión, pero que fue presentado en el Congreso de los Diputados por Adolfo Suárez.

 EL PROLOGO
“Juan Mari es un hombre inteligente, tolerante y sereno que ha hecho mucho bien a este país. Ha sabido reunir a su alrededor a gente muy dispar para luchar por empresas siempre difíciles. Uniendo esfuerzos conseguimos, en su día, una Universidad para nuestro país, paramos la construcción de una central nuclear e intentamos de diversos modos conseguir el Gernika de Picasso” (…)
(Extracto del prólogo de Eduardo Chillida)


Caract: 336 págs. Ilustraciones originales de W. F. Krause. 100 fotografías.
ISBN: 84-923433-2-X
Precio: 18 euros

Capítulo 1: Zozoa, El Mirlo.
Capítulo 2: Hontza, la lechuza.
Capítulo 3: Urretxindor, el ruiseñor.
Capítulo 4: Enara, la golondrina.
Capítulo 5: Belatzandi, el halcón.
Capítulo 6: Eper gorri, la perdiz roja.
Capítulo 7: Bagauso, la paloma torcaz

RESEÑAS Y CRITICAS
Memorias para la paz, por Olivia Bandrés (Cordel de Extraviados)
Suárez presenta en el Congreso un libro sobre Bandrés (Europa Press)
Bandrés-Memorias: Suárez destaca lucha por libertad y derechos humanos (Efe)
Suárez reconoce a Bandrés la autoría de la reinserción (Europa Press)
Bandrés, por Máximo (El País)
Suárez y Juan María Bandrés, por Susana Olmo (Colpisa)
Suárez ensalza la figura de Bandrés (El País)
La Memoria de J.M. Bandrés, por Antonio Casado (Tiempo)

elpais

El ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, destacó la “sensatez y generosidad política” con que se llevó a cabo la reinserción de los miembros de ETA Político Militar a finales de los setenta. Suárez atribuyó el mérito de ese proceso a Juan María Bandrés, entre otros, en la presentación del libro sobre el político vasco “Memorias para la paz”, de Raimundo Castro. Las páginas más “brillantes y conmovedoras” del libro, a juicio de Adolfo Suárez, son aquellas en las que el político vasco narra sus idas y venidas al cementerio civil ante la tumba del presidente Salmerón, que dimitió por no querer firmar una pena de muerte, sus actuaciones a favor de las amnistías en los primeros tiempos de la Democracia o su intervención en la elaboración del Estatuto de Gernika como diputado de Euskadiko Eskerra. (…) Concluyó haciendo suyo el deseo que Eduardo Chillida expresa en el prólogo: que Bandrés, que se recupera de una grave enfermedad, luche ahora mismo por él lo que ha luchado hasta hace poco por los demás”.

tiempo

Antonio Casado
El ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, rompió su tradicional discreción para elogiar a un antiguo adversario político: el ex diputado y eurodiputado vasco (Euskadiko Ezkerra) Juan María Bandrés. Fue en la presentación del libro “Memorias para la Paz”, donde se habla de “un hombre inteligente, tolerante y sereno, que ha hecho mucho bien a este país”. Así define el escultor Eduardo Chillida a quien en estos momentos (con la falta que nos hace) sigue aliado con la ciencia médica para liberarse de la enfermedad que le tiene postrado. El libro recoge las conversaciones que Bandrés mantuvo en 1984 con el periodista Raimundo Castro. En ellas se deja testimonio de los episodios en los que intervino el político vasco durante los últimos años del franquismo y los primeros de la democracia felizmente recuperada en 1978. El Proceso de Burgos (1970), las primeras elecciones democráticas (1977), la negociación con ETA p-m (político militar), la ley de amnistía, el golpe de Estado del 23-F o los zarpazos de los GAL son capítulos de nuestra reciente historia sobre los que Bandrés desvela detalles hasta ahora desconocidos.

colpisa

Susana Olmo
Adolfo Suárez resaltó la lucha por la libertad y los derechos humanos que caracterizó la trayectoria política de Juan María Bandrrés, al que expresó su “admiración y amistad profunda”. El ex presidente del Gobierno intervino en el acto de presentación del libro “Memorias para la paz”, que recoge las impresiones del ex diputado sobre los últimos años del franquismo y los primeros de la transición.. Suárez, poco amigo de los actos públicos desde que abandonó la presidencia del Gobierno en 1981, hizo una excepción para rendir homenaje a Bandrrés y participar en la presentación del libro escrito por el periodista Raimundo Castro, en el que se plasman unas conversaciones que ambos mantuvieron a lo largo de 1984 sobre la actividad política del que fuera presidente de Euskadiko Ezkerra.

portada1

 Olivia Bandrés 
Cuando Federico Utrera nos llamó, allá por el mes de mayo, proponiéndonos la publicación de aquellas conversaciones que mantuvieron en los años 80 Raimundo y mi padre, lo hizo de tal manera, con tanto cariño, con tanto entusiasmo, que de verdad fuimos incapaces de negarnos, aun sabiendo que mi padre no estaba en ese momento en condiciones de tomar esa decisión y que esas conversaciones se habían desarrollado hacía ya mucho tiempo, quizá demasiado. También es verdad que las tres personas (Federico, Raimundo y Juan Mari) en las que estábamos confiando un poco a ciegas (nosotros nunca habíamos escuchado las cintas) son gente de fiar. (…) No quiero dejar de agradecer, en nombre de mi padre, y en el toda mi familia, el trabajo que han llevado cabo todas las personas de la editorial HMR que han puesto todo su corazón en este trabajo. No queremos olvidar el trabajo ímprobo que, supongo, supuso transcribir las cintas. Os puedo asegurar, porque las intenté escuchar, que ese ha sido un trabajo heroico que sólo se puede realizar con muchas ganas de que salga adelante. A Raimundo le queremos dar las gracias por haber guardado tantos años y con tanto mimo las famosas cintas, por haberse decidido a sacarlas a la luz y por donar sus derechos de autor a un proyecto de la Fundación CEAR, que pondrá en marcha en dos lugares de Mozambique una radio educativa para mujeres. También queremos agradecer de todo corazón a Adolfo Suárez su presencia hoy y aquí. En mi casa todos sabemos lo que para mi padre significa Adolfo, me atrevería a decir que es, por encima de sus discrepancias ideológicas, el hombre político del que humanamente más cerca se ha sentido. Son amigos y Adolfo nos lo ha demostrado en los momentos más difíciles. No queremos olvidar a Eduardo Chillida, otro gran amigo de mi padre, que nos ha escrito un prólogo precioso y que es otro que sabe portarse como nadie en las situaciones complicadas Para acabar queremos darles las gracias a todas las personas que de una forma u otra se interesaron y siguen interesándose por la salud de mi padre. El apoyo y la compañía que hemos sentido durante este último año ha sido para nosotros fundamental y estamos convencidos de que a él le ha ayudado a mejorar. Todas las personas que le queremos quisimos creer desde el primer momento que si la gravedad de su lesión le dejaba un resquicio para luchar, él lo aprovecharía al máximo. Y esto es afortunadamente lo que ha ocurrido. El Juan Mari que conocisteis, contra los peores pronósticos sanitarios, es hoy el mismo. Quizá los galenos sean más pesimistas que los amigos y la familia, pero lo cierto es que lleva un año rompiendo esquemas médicos y cargándose las estadísticas de los libros. Para alguien que basó toda su vida en la fuerza de la palabra es duro verse privado de ella, pero con su empeño y nuestra ayuda esperamos que sea él quien presente la segunda edición de este libro.

europapress

El libro revela diversos aspectos de las negociaciones mantenidas en su día por Rosón y Calvo Sotelo con Bandrés y Onaindía, que llevaron a la desaparición de ETA político-militar. La obra está prologada por Chillida y el autor la considera un homenaje a Bandrés, con la esperanza de que se recupere lo antes posible de la enfermedad que sufrió hace un año.

efeRaimundo Castro, el autor de “Memorias para la Paz”, de la editorial Hijos de Muley Rubio, recuerda los principios de su amistad con Bandrés en el Congreso y explica que la decisión de no publicar en 1984 aquellas conversaciones se debió a la polémica suscitada por la filtración de parte de su contenido, en el que Bandrés aseguraba que el presidente del PNV, Xabier Arzallus, había recomendado a ETA político-militar que reconsiderara su intención de abandonar las armas.

europapressDe lo que el libro recoge sobre las entrevistas de ambos, Suárez expresó su “sincero agradecimiento” a las palabras de Bandrés sobre su persona, pues supo ver, según reconoció, no sólo lo que él sentía y pensaba, sino también las “dificultades que debía superar para transformar aquellas convicciones en decisiones políticas”. Precisamente Olivia Bandrés, hija del político vasco, destacó durante su intervención cómo su padre seguía siendo el mismo luchador de siempre ella que, pese a la grave enfermedad que sufrió, estaba rompiendo todos los esquemas médicos al recuperarse y superar la misma. Olivia Bandrés quiso explicar además la “oportunidad” de este libro cuyo renacimiento se gestaba antes de que se supiera que iba a haber una tregua, según explicó, y que surgió de nuevo con el propósito de que fuera un homenaje a su padre. (…) El libro, como explicó su autor, Raimundo Castro, pretende ser un homenaje vivo a la figura de Bandrés. Castro recordó cuando nació su amistad con el político vasco, el revuelo que se armó en los años 80 cuando se filtró una parte de las conversaciones que mantuvo con Bandrés -la relacionada con Arzallus y ETA pm- y cómo decidieron dejar estancado el libro hasta que los ánimos se calmaran. Castro resaltó el compromiso con la defensa de los derechos humanos de Bandrés y su ruptura de todos los moldes políticos de la época y concluyó señalando que podría perfectamente decirse de una persona que en lugar de “es una buena persona”, afirmar “por ahí va un Bandrés”.
elpaisDurante 1984 Juan María Bandrés y el periodista Raimundo Castro grabaron unas cintas en las que el político vasco narra en primera persona y con todo lujo de detalles, muchos de ellos desconocidos hasta ahora, los acontecimientos clave de la transición. Esas grabaciones, hasta ahora inéditas, han sido transcritas de forma literal en un libro, titulado Memorias para la paz, que la editorial HMR pondrá a la venta mañana.