Editorial Hijos de Muley Rubio

León el Africano abre la Biblioteca Luciano Rubio

El libro “León el Africano: Descripción de Africa”, en edición a cargo del arabista Luciano Rubio, va a abrir una biblioteca dedicada a este ensayista, arabista y traductor. Incomprensiblemente silenciado y escondido en España, su peripecia personal sería digna de una novela de aventuras y algo de ella deja translucir en su libro dedicado al diplomático y viajero granadino del siglo XVI, una traducción directa del manuscrito original que narra su viaje por Marruecos y Costa de Marfil y que Luciano Rubio acompaña con numerosas y sorprendentes notas que contextualizan su periplo. Antes de morir, nos legó su último libro sobre los manuscritos arabes de la biblioteca del Monasterio de El Escorial, volumen que nos proponemos editar en formato digital junto con el resto de sus obras más significativas: “Aben Abbad de Ronda y San Juan de la Cruz”, “El temperamento melancólico de Fray Luis de León”, “Los musulmanes españoles y Algacel”, “Abenjaldún”, “Reflexiones sobre la filosofía de Xavier Zubiri” o “Abentofail: el filósofo autodidacto”, sobre el olvidado sabio de Guadix (Granada).

Una de las escasas imágenes del arabista Luciano Rubio, quizás uno de los mejores pero proscrito en España
Una de las escasas imágenes del arabista        Luciano Rubio

iconos

León el Africano, según el pintor Sebastiano del Piombo (1519), aunque la datación del retrato ha sido impugnada en España.
León el Africano, según el pintor Sebastiano del Piombo (1519), aunque la datación del retrato ha sido impugnada en España.

Poesía árabe de hoy en Marruecos

El recluta Valente: José Angel, Emilia Palomo, su primera mujer, Jacinto López Gorgé (que facilitó la foto), Muhammad Sabbag y Dora Bacaicoa
El recluta Valente: José Angel, Emilia Palomo, su primera mujer, Jacinto López Gorgé (que facilitó la foto), Muhammad Sabbag y Dora Bacaicoa

José Ángel Valente.

Seguramente muy pocos de los lectores, aparte los que pertenezcan a esa reducida minoría asidua de las revistas de poesía que en número creciente aparecen hoy en distintos puntos de España, conocerán la labor que desarrollan en la zona marroquí de nuestro Protectorado pequeños grupos de escritores jóvenes y animosos. Tampoco les resultarán familiares algunos nombres indñigenas muy significativos del estado actual de las letras árabes en aquellas tierras, donde la labor de España se lleva a cabo a costa de un empeñadísimo esfuerzo. Si desde aquí colaborásemos en nuestra modesta medida a un conocimiento más extenso de ambas cosas, realizaríamos una tarea de estricta justicia.  (más…)