Editorial Hijos de Muley Rubio

“Archipiélagos” de la pintura, escultura y fotografía: los últimos artistas tras la “edad heroica”

Imagen 1“He tenido la fortuna de admirar a varios artistas vivos en su período de madurez, el más fructífero pero también el más complicado para un creador que intuye haber llegado al cénit de su carrera y ya sólo le queda descender por un tobogán de hospitalidades. Así considero a Elvireta Escobio, pintora, viuda y heredera de Manolo Millares, que comenzó con su marido en el Grupo El Paso y dejó los pinceles para perpetuar el espíritu de las precarias arpilleras con las que él se envolvía como sustitutas del lienzo. Parecidos riesgos asumió en su isla César Manrique, al que debí caer simpático porque a pesar de mi primera ignorancia, que diría Cervantes, se aprestó a hacerme de guía en una célebre feria de arte contemporáneo de Madrid para abrirme los ojos y enseñarme a mirar. Tengo para mí que si no hubiesen fallecido prematuramente, Millares y Manrique serían hoy –si es que no lo son ya– dos de las grandes figuras del arte europeo y su proyección sería aún mayor de la que ahora poseen en el resto del mundo”, señala Federico Utrera en este volumen que ha titulado genéricamente “Archipiélagos” y que versa sobre pintura, escultura y fotografía.

Y concluye: “Guardo también en mi memoria mi fugaz encuentro con Eduardo Chillida y Pilar Belzunce en su casa de Intz Enea, durante los desgraciados prolegómenos de la enfermedad que dos años después acabaría con su vida. El destino había querido que el genial escultor firmase su último escrito en uno de mis libros y mi admiración por su obra quedó ya patente e incombustible al tiempo. En el plano arquitectónico, nada hubiera sido posible sin la alianza con “Jafo”, el ingeniero con el que se unió para llevar adelante sus desafíos. Su hijo David Fernández Ordóñez, que siguió su misma profesión, me regaló el libro de su padre sobre Eugène Freyssinet, “el último de los grandes ingenieros de la edad heroica”. Pocos saben que el fundador de esta estirpe de ingenieros, Francisco Fernández Conde, fue además de amigo, muy respetado por el propio Freyssinet, aquel que ejerció una ingeniería que no renunció nunca a soñar hacia adelante. De aquellos polvos vendría después la pretensada simbiosis entre Eduardo Chillida y José Antonio Fernández Ordóñez, cuyo esfuerzo conjunto verá algún día la luz en Tindaya (Fuerteventura)”. Por último, el autor guarda un recuerdo muy especial hacia el pintor Cristino de Vera y el fotógrafo Carlos Pérez Siquier, con quienes compartió tantos momentos que han quedado reflejados en estas páginas.

Índice:

Archipiélagos

– Pinceles que escriben

– Millares de excusas

– Millares de Tàpies

– Dalí, Gaudí… Manrique

– De la mano de César Manrique

– Místicos y voluptuosos

– ¿Qué pinta un canario en Silos?

– Constelaciones

– Una cena con Aurora Ciriza

– Un lienzo por pantalla (cine y pintura en Canarias)

– Apolo entre los pinos

Chillidairi

– Chillida-Tindaya, una noche de amor desesperada

– Chillida Leku ¿Arte o Naturaleza?

– La casa que habla

– “Jafo”: una mirada ética

– Ojalá que llueva café en Tindaya

– Epitafio por un escultor genial

– Luz cálida en Madrid y Tindaya

Arte Privado

– Arte contemporáneo privado

– Galeristas y artistas independientes

– Arte en otoño

– Rumbos de la escultura

– Arte como inversión

– El bello arco del triunfo (Arco 2004)

Imágenes y Collage

– Óculos

– Imágenes de Catalá-Roca

– La mano que aprieta el mapa

– La imagen del magrebí

– La democracia en viñetas

Comprar en HMR el libro digital: “Archipiélagos: pintura, escultura y fotografía”

Comprar el tomo digital completo en Amazon

Comprar el tomo completo en Bubok (digital o papel)

Comprar el libro en papel en Amazon (edición original)