Alessandro Lecquio di Asaba, descendiente de los Torlonia, familia del rey Juan Carlos. Su hijo está en la línea dinástica española.

Alessandro Lecquio di Asaba, descendiente de los Torlonia, familia del rey Juan Carlos. Su hijo está en la línea dinástica española.

Alesandro Lequio di Asaba, más conocido por su alias de “Conde Lequio”, ha sido condenado por la jueza Silvia Abella Maeso, titular del Juzgado de primera instancia numero 6 de Majadahonda, a sufragar las costas de su demanda contra la editorial HMR y la escritora Ruth Baza a causa de su libro La Dolce Vita de Alesandro Lequio. El demandante pedía el secuestro del libro y diez millones de pesetas como indemnización por un supuesto atentado contra su honor, su intimidad y su propia imagen. La magistrada dictó primero un auto en el que daba por desistido en el procedimiento al “Conde Lequio” por su insistencia en “no haberse personado en el mismo en tiempo y forma para usar de su derecho”. Posteriormente la jueza dictó otro auto de aclaración en el que “se imponen al demandante las costas causadas”. 


El “Conde Lequio” había estimado injuriosa la expresión “¡Cuantas las que han caido en su lazo de Don Juan de Coña!” y negaba haber sido el autor de la frase: “Las mujeres que me gustan se comportan como una ramera en la cama, como una dama en sociedad y como un ama de casa en la cocina”. La abogada de la editorial HMR, María José Ortego, lo rebatió aportando una cinta de video del programa Tómbola donde el demandante dice que le gustan las mujeres “que en la cocina son cocineras, en el salón son señoras y en la cama, putas”. La letrada añade que “con tremenda dureza es el propio demandante quien ha hablado en el libro de las relaciones sexuales con sus mujeres”.

GENERACIÓN UNDERGROUND
La
 editorial HMR relató a la jueza que todos estos desagradable sucesos y los intentos de instrumentalizar la Justicia como una “exclusiva” más que vender no empañan el hecho de que a la escritora Ruth Baza la crítica literaria la ha encuadrado en la llamada “generación underground” que agrupa con criterios dispares a autores españoles como Ray Loriga o Daniel Mugica, aunque con su obra La vida intermitente ha formado parte de la colección “Reservoir Books” junto a Andrés Ehrenhaus y Jorge Pérez con su obra El futuro es esto o Gustavo Escanlar con su novela Estokolmo.


El 40 aniversario del rodaje de la película de Federico Fellini La Dolce Vita, sirvió de algo más que de efemérides para homenajearle con este libro. Ninguna novela desnudó tanto a la sociedad española como ninguna película desnudó tanto a la sociedad italiana en tiempos del genial cineasta. 


Y es que, como se pregunta el escritor Leopoldo Alas en el prólogo, Alessandro Lequio “¿es el ultimo galan del siglo o simplemente un parásito?”. Y responde: “solo un superviviente de lujo que, por miedo a la muerte, se ha visto impelido a apurar la copa hasta las heces”.