"Fígaro" de Carmen de Burgos

“Fígaro” de Carmen de Burgos

Una de las joyas bibliográficas de la literatura española del siglo XX permanece oculta a ojos del gran público. Se trata del libro “Fígaro”, biografía de Mariano José de Larra escrita por Carmen de Burgos “Colombine”, que incluye fotograbados de Adolfo Durá y un epílogo de Ramón Gómez de la Serna. El libro, aún hoy, constituye la biografía más completa y documentada del genial escritor y periodista, toda vez que su autora descubrió el arcón con sus pertenencias póstumas y escritos desconocidos, lo que justifica que el subtítulo de la obra sea “Revelaciones, “ella” descubierta, epistolario inédito”. Este libro, en edición facsímil y en proceso de producción digital tal y como lo estampó la Imprenta de “Alrededor del Mundo” en 1919, abre la “Biblioteca Mariano José de Larra”, que pretende dar a la luz libros sobre comunicación y periodismo.

Jesús Miranda de Larra

Jesús Miranda de Larra

Como modesto homenaje al que es considerado en esta biografía de “Colombine” como el primer periodista español –autor del retrato más mordaz, actual y certero del periodista, que es su artículo “El hombre propone…”–  Federico Utrera entrevistó en Radio Exterior de España a Jesús Miranda de Larra, descendiente del mismo, a propósito de su libro “Larra. Biografía de un hombre desesperado”. Lo hizo en el año 2009 con motivo del segundo centenario de su nacimiento y para celebrar unos artículos que siguen sirviendo de ejemplo en las Universidades y Facultades de Comunicación y cuya lectura sigue produciendo el mismo placer que hace dos siglos. Para conmemorar la efemérides, Jesús Miranda de Larra aporta documentos testimoniales, algunos de ellos inéditos. Y con esta biografía se acerca un poco más a la angustia de un enorme periodista y escritor cuya caótica existencia no ensombreció en absoluto su obra, que es de una claridad, modernidad, originalidad, solvencia y sentido del humor inalcanzable. Hasta tal punto es así, que no ha vuelto a tener continuidad, desde el punto de vista de su brillantez, en toda la vida periodística española.

Dicen que Larra, por sí solo, ocupó prácticamente todo el siglo XIX y aún hoy sigue siendo un personaje incómodo, afrancesado, que retrató los vicios españoles más duraderos que nadie se atreve a refrescar. Y lo hizo con ironía y persuasión, que esta biografía sin duda contribuye a recordar.

Retrato de Mariano José de Larra, 1837, Autor: José Gutiérrez de la Vega. Óleo sobre lienzo, 76,3 x 63,3 cm. Museo del Romanticismo de Madrid

Retrato de Mariano José de Larra, 1837, Autor: José Gutiérrez de la Vega. Óleo sobre lienzo, 76,3 x 63,3 cm. Museo del Romanticismo de Madrid

Jesús Miranda de Larra ha estudiado la vida de su ancestro y comenta si le ha beneficiado o perjudicado ser su descendiente y en qué medida se siente vinculado a él tras escribir este libro. En el volumen cuenta que Madrid le dedicó una calle a Larra y le puso a un teatro el nombre de Fígaro, y en el texto este autor cuyo abuelo, Fernando José de Larra y Larra, era biznieto por línea materna y sobrino por la paterna, rememora la historia de ambas denominaciones. En España, aún hoy en día no existe aún un Museo de Larra, aunque parte de  su legado permanece en el Museo del Romanticismo de Madrid. Y Jesús Miranda menciona esa biografía de Larra que además elogia y que escribió Carmen de Burgos, la primera mujer que se dedicó al periodismo en España y que firmaba con el pseudónimo de “Colombine”. El valor de ese libro precedente y el hecho sintomático de que en España los periodistas sigan teniendo como patrón oficial a un ilustre santo (S. Francisco de Sales) cuando tienen en su historia a este más moderno santo laico llamado Mariano José de Larra, es otra de las curiosidades con las que Utrera concluye la entrevista.

Por su parte, el profesor José Álvarez Junco, con su libro “El nacimiento del periodismo político. La libertad de Imprenta en las Cortes de Cádiz”, da continuidad a esta interesante materia, pues la libertad de prensa fue la primera de las libertades proclamadas en las Cortes de Cádiz y cuando en 2012 se produjo la celebración del bicentenario de la Constitución de 1812, se adelantó como aperitivo este libro que trataba sobre ello. Su autor es catedrático de Historia del Pensamiento Político en la Universidad Complutense, y a lo largo de más de 400 páginas analiza estos dos pilares aún vigentes en los sistemas democráticos modernos que son continuamente sometidos a vapuleos y censuras.

Federico Utrera, que también ejerció como periodista político y fue uno de los fundadores de la actual Asociación de Periodistas Parlamentarios, reseña este libro, al que califica como muy interesante por varias de sus novedades: contextualizar el proceso democrático en España con su entorno europeo, también por el análisis de la tramitación y la publicidad parlamentaria, con la edición del “Diario de las Cortes”, y por el hecho de que además Alvarez Junco haya pormenorizado el perfil de los 100 parlamentarios que intervinieron en los debates de Cádiz, y no solo el de los oradores que fragmentariamente conocíamos hasta ahora.

José Álvarez Junco

José Álvarez Junco

José Alvarez Junco relata en estas entrevista como sucedió la gestación de este libro, así como la forma en que se reguló la primera entrada del público a las Cortes de Cádiz y con qué características. Pocos reparan en que el diario más influyente de España es el “Diario de Sesiones” y que no lo elaboran periodistas sino taquígrafos. ¿Por qué se creó entonces un periódico de Cortes que aún perdura? A ello responde el autor, que desvela como en el libro aparecen numerosos diputados y también muchos periodistas, pero son el político Argüelles y el periodista Blanco White los más representativos de una cierta época porque quizás sus nombres son más conocidos por el público y por eso ilustra con más detalle quienes fueron.

“El nacimiento del periodismo político. La libertad de Imprenta en las Cortes de Cádiz” es un volumen que además está profusamente ilustrado y en los primeros capítulos son valiosas las ilustraciones de Goya y numerosos los grabados que recoge de la Biblioteca Nacional. Y por tener, hasta versos contiene el libro, como aquel que dice: “De los periodistas, líbranos señor / a los que tenemos, turbio el corazón”. Y es que parece que las Artes cupieron también en el antes y después de las Cortes de Cádiz, la libertad de imprenta y el inicio del periodismo político, que tan brillantemente tuvo su continuidad y punto álgido con Mariano José de Larra.

Entrevista con José Alvarez Junco

Entrevista con Jesús Miranda de Larra

La biografía de Larra por Colombine (Leonardo Romero. Universidad de Zarazoza)