Leopoldo María Panero

Leopoldo María Panero

Adolfo García, Túa Blesa y Diego Medrano tienen en común haber trabajado con el poeta Leopoldo María Panero, tarea compleja que arroja luego resultados siempre inesperados y sorprendentes. “Tango”, “Contra España y otros poemas no de amor”, “Esphera”, “Traducciones/Perversiones” y “Dejemos el pesimismo para tiempos mejores”, prologado por el poeta, es el balance de esta maratoniana y prolífica labor del que, a pesar de su internamiento en el hospital psiquiátrico de Las Palmas de Gran Canaria, sigue siendo el poeta español más traducido y estudiado dentro y fuera de España.

Panero-Esphera-222x300La editorial canaria “El Angel Caído” acaba de publicar de una tacada tres libros del poeta Leopoldo María Panero. El primero se titula “Tango”, el segundo “Contra España y otros poemas no de amor” y el tercero “Esphera”. Pero quien los conoce mejor que nadie es su editor, Adolfo García, que desde Las Palmas de Gran Canaria explica como surge su editorial y por qué hace de puente entre España y Argentina. En una entrevista mantenida con Federico Utrera en Radio Exterior de España, Adolfo García desvela por qué se decidió a publicar a Leopoldo María Panero y qué dificultades ha encontrado para ello. “Tango”, “Contra España y otros poemas no de amor” y “Esphera” contienen versos que emocionan y conmueven y es por ello que merecen un lugar en los plúteos de cualquier librería o biblioeteca selecta.

Túa Blesa

Túa Blesa

Lo mismo ocurre con “Traducciones/Perversiones”‭, ‬el libro de Leopoldo María Panero que ha publicado de la mano del profesor Túa Blesa, quizás su mejor especialista. Lo más relevante es sin duda la labor de Leopoldo María Panero como traductor, pero no le anda a la zaga el ensayo de Túa Blesa sobre la “Teoría y práctica de la Traducción como perversión”, que describe y argumenta la producción de quien considera uno de los poetas más singulares de la literatura española contemporánea. Leyendo su ensayo, habrá que maldecir (o a lo mejor bendecir) esa frase de origen italiano tan extendida que reza: “traductor, traidor”. ¿Que clase de traiciones son las que perpetra Leopoldo María Panero en este libro? ¿Cual de todas las traducciones es la que más sorprende en su lectura? Túa Blesa responde a todas estas cuestiones y zanja una curiosidad: algunas traducciones del libro están ilustradas de forma muy original y sabiendo que a veces Leopoldo María Panero también dibuja, resulta grato conocer si esas ilustraciones son obra suya y en cualquier caso qué importancia le concede en esta obra.

Lo más sorprendente del editor es que Túa Blesa ejerce como catedrático de Literatura Comparada de la Universidad de Zaragoza, pero también como músico y cantante de un grupo de rock, con ritmos quizás punkis, que se llama “Doctor Túa y Los Graduados”. En una entrevista con Federico Utrera recuerda cuando surge el grupo y sus próximas actuaciones “con, ay, escaso éxito, pero eso sí, nos lo pasamos fenomenal”.

Diego Medrano

Diego Medrano

Por último, “Dejemos el pesimismo para tiempos mejores” es el libro que Diego Medrano ha publicado con prólogo de Leopoldo María Panero. Su lectura es deliciosa, porque Diego Medrano es casi un “alter ego” de Leopoldo María, con quien posee una relación ya duradera y fructífera, pero que con este libro se acrecienta y enriquece, en una muy bella edición además que incluye un grabado y unas ilustraciones de Miguel Díaz que le caen como anillo al dedo.

Diego Medrano publicó antes “Los héroes inútiles”, en una edición que reúne su correspondencia con Leopoldo María Panero, y ha heredado del poeta el sentido del humor –que según él es la única salida de los desesperados–, una influencia en su prosa y también una admiración por autores y lecturas. En esta última entrevista, Medrano se remonta a su relación con Leopoldo María y aunque él la desvela en parte en el prólogo, la actualiza y describe cómo es actualmente.

Algunos pensaran que si se trata de un autor relacionado con Leopoldo María Panero se tratará de un libro sórdido, con influencias de “poesía manicomial”, como algunos despectivamente aluden a la obra de Leopoldo María, pero ya el título anticipa que no hay nada de eso: “Dejemos el pesimismo para tiempos mejores”. Y además encontramos una prosa que suscita a cada momento la sonrisa, la ironía, y el humor. Leemos también en el libro muchas alusiones a escritores clásicos (Kafka, Lorca, Blake, Borges) y contemporáneos (Vila Matas), pero también a músicos (Erik Satie), pintores (Balthus) e incluso fotógrafos como Alberto García Alix. Y es que “Dejemos el pesimismo para tiempos mejores” es un libro para lectores avezados que también puede satisfacer al curioso frugal. Por eso Diego Medrano revela en su entrevista con Federico Utrera si este libro le ha dejado exhausto o se confiesa grafómano convicto y confeso, inmune a la sobredosis de literatura pero sin caer en esa otra especie diferente, como es la de los letraheridos.

Entrevista con Adolfo García

Entrevista con Túa Blesa

Entrevista con Diego Medrano