Editorial Hijos de Muley Rubio

Antonio Puente: «Los años y la muerte en Umbral y el interesante pasaje del libro de Federico Utrera sobre los Panero y Valente»

Antonio Puente y Francisco Jarauta

MANU RAMOS. El poeta, periodista y escritor canario Antonio Puente (Las Palmas, 1961) presentó este lunes 25 de octubre (2021) su libro «El Sol en el suelo» (Ed. Amargord) en la librería del Centro de Arte Moderno de Madrid junto al filósofo Francisco Jarauta (Zaragoza, 1941). Y durante la velada se produjeron varias alusiones a escritores y periodistas relacionados con Majadahonda (Madrid). La primera de ellas hacia Francisco Umbral, cuando Puente recordó su célebre frase: «todos cumplimos los mismos años que va cumpliendo el siglo». Según esta curiosa teoría, los nacidos en el siglo XX tendrían ahora 121 años o 21, según se mire, lo que lleva al escritor canario a señalar: «el ingenioso pronóstico nos sitúa hoy en el dilema de si seguir representándonos como achacosos ancianos sobrecentenarios, hasta superar ya los 120 años de edad, o como, apenas, teenagers o púberes igualmente desconcertados». El libro, de hecho, se subtitula «Cuando el milenio era teenager», lo que parece recoger la idea de Umbral.

Antonio Puente y Federico Utrera

No es la única cita del escritor de Majadahonda: «Verano es eternidad razonable», definió en «Mortal y Rosa«, aludiendo a la estación donde reina el astro rey, emblema de Canarias y de todos los que viven al Sur, y que también da título al libro. De ahí pasa a una reflexión sobre la muerte: «Soy agua en una cesta, fardo de lluvia que gotea muerte por todas partes», reproduce del narrador de «Mortal y Rosa«, a propósito de esa decadencia vital que supone la vejez temporal o la prematura por la muerte de un hijo. La misma que empuja a Antonio Puente a defender a Galdós de las fauces de Valle-Inclán cuando le bautizó para la posteridad de sus adversarios como «garbancero», lo mismo que hacía Umbral, curiosamente otro escritor genial y «costumbrista». No hay peor cuña que la misma madera.

La socióloga Lidia García y Antonio Puente

En la presentación que tuvo lugar en la conocida librería de la calle Galileo, situada en el popular barrio de Chamberí (Madrid), Antonio Puente agradeció la presencia del periodista Federico Utrera y de la socióloga Lidia García, porque en el libro se habla mucho de periodismo y de sociología. De hecho pretende ser un retrato de su tiempo, para lo cual utiliza las herramientas de ambas disciplinas. A Utrera le recordó su pasado como periodista del diario «El Sol», pero no el de Ortega y Gasset (1.914) que lo haría hoy algo más que nonagenario, sino al editado más recientemente durante los felices noventa, aunque duró exactamente 670 días, entre junio de 1990 y marzo de 1992. En la presentación del libro, el autor mencionó este diario a propósito de sus entrevistas con escritores de toda suerte y ralea que han jalonado su propia biografía, pensamiento y existencia.

El periodista, escritor y editor Federico Utrera con el filósofo Francisco Jarauta

Y en el interior del volumen aparece de nuevo Federico Utrera a propósito de su biografía «Después de tantos desencantos: Vida y Obra poéticas de los Panero», al que le dedica el capítulo «Los Panero: la extinción de una saga». «En su libro, el periodista Federico Utrera dedica un interesante pasaje a abordar la controvertida relación de José Angel Valente (1929-2000) con los Panero. Iniciada de un modo respetuoso, y aún elogioso, con Leopoldo padre y con Juan Luis, acabaría como el rosario de la aurora a raíz del «caso Leopoldo María«. Y describe entonces los pasajes del libro de Utrera en el que los caminos de todos se enfrentan y entreveran en una de las típicas y habituales «riñas de poetas», el famoso «Genum irritabile vatum» que cantaba Horacio en la antigüedad y que Lope de Vega, Quevedo o Góngora y algo menos Cervantes, lucieron en nuestro Siglo de Oro, aúreo también como el sol del interesante libro de Antonio Puente. Escuche la presentación completa del libro pinchando aquí el enlace de Radio MJD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.